sábado, diciembre 31, 2005

¡PIENSA DESGRACIADO, PIENSA! – Frases de tipos mucho más inteligentes que tú.

Jesús tiene amigos interesantes. Muertos, pero interesantes.

En vista de que nuestro amigo y archi-rival, Lord Riev, ha publicado su propia lista de frases célebres (y otras que sencillamente me hacen pensar que pasó demasiado tiempo dormido en el colegio), El Escéptico Cuántico acepta el reto y manda su propia lista. Comparen y contrasten… y escojan la mejor.

A propósito, tienen mi autorización de poner cualquiera de estas frases en mi epitafio: “Hic jacet Iesus Pinedae, ateo impenitente”.

"En el mundo existen dos clases de hombres: hombres inteligentes sin religión y hombres religiosos sin inteligencia".
Abu´l-Ala-Al-Ma´arri -- un musulmán que no está con 70 vírgenes

“¡Si sólo Dios me diera una señal clara! Como depositar a mi nombre una enorme suma de dinero en un banco suizo".
Woody Allen -- cineasta estadounidense

"Para TI yo soy un ateo, para Dios soy la Oposición Leal".
Woody Allen

"Cuando la ignorancia es la causa de una acción, el agente obra involuntariamente y es por ello inocente, excepto en el caso en que él mismo sea la causa de su propia ignorancia".
Aristóteles -- filósofo, naturalista griego y profesor de primaria de los mejores

“Examinen fragmentos de pseudociencia y encontrarán un manto de protección, un pulgar que chupar, unas faldas a las que agarrarse. Y, ¿qué ofrecemos nosotros a cambio? ¡Incertidumbre! ¡Inseguridad!”
Isaac Asimov -- escritor y bioquímico estadounidense, fundó las Fundaciones

"La verdad no demanda creencias. Los científicos no unen sus manos cada domingo, cantando '¡Sí, la gravedad es real! ¡Tendré fe! ¡Seré fuerte! Creo en mi corazón que lo que sube tiene que bajar. ¡Amén!'. Si lo hicieran, pensaríamos que están bastante inseguros de ello."
Dan Barker -- ex-predicador y transhumanista estadounidense

"La enfermedad del ignorante es ignorar su propia ignorancia"
Amos Bronson Alcott -- filósofo y profesor estadounidense

"Si no creemos en la libertad de expresión para aquellas personas que despreciamos, entonces no creemos en ella para nada".
Noam Chomsky -- lingüista y analista muy aburrido

"Todos somos ateos respecto a la mayoría de dioses en los que la humanidad ha creído alguna vez. Algunos de nosotros simplemente vamos un dios más allá".
Richard Dawkins – nuestro candidato para Primer Ministro de Inglaterra.

“La máxima de pensar por uno mismo en toda ocasión es la iluminación”
Emmanuel Kant – filósofo y bonachón universal

“Aprende a morir.”
Platón – alumno del tipo más inteligente que conocemos

“La sabiduría alegra.”
Lema de la Universidad de Oxford

“Todo lo que puede ser pensado puede ser pensado claramente.”
Ludwig Wittgenstein – somos parte de su club de fans

“Reserva tu derecho a pensar, incluso a pensar erróneamente es mejor que no pensar en lo absoluto.”
Hypatia de Alejandría – la prueba de que si crees que las mujeres no son inteligentes el estúpido eres tú

“Aquel que posee ciencia y arte, también posee religión; a quien no posee ninguna, más le vale tener religión.”

Johann von Goethe – ¿Creían que sólo había escrito Fauto, verdad?

“En teoría, no hay diferencia entre teoría y práctica. En la práctica, si la hay.”

“El universo no te debe nada, él estaba aquí antes.”
Mark Twain – necesitamos periodistas como él

“En la naturaleza no hay castigos ni recompensas – sólo consecuencias.”
Ivan Illich – y jueces como él

“La vida es una enfermedad de transmisión sexual.”

“El sexo es la necesidad de física sublimada.”

“Debemos saber, sabremos.”
David Hilbert – un matemático que no era aburrido

“Un cínico es una persona que, cuando huele flores, busca un funeral.”
H. L. Mencken – necesito amigos así

Gun control: Bullshit?

Jesus locks and loads.

I’ve recently watched Penn & Teller: Bullshit! episode on gun control (one of the best shows on TV today, as I’ve written before) and, though I didn’t agree with their assessment on the issue at hand, it made me think. So this post will deal with a thorough evaluation of Penn and Teller’s arguments against gun control and subsequent judgment of said arguments.

So gun control: Bullshit? We’ll see. Brace yourselves, here we go:

P&T’s first argument against gun control is sport and hunting: some people like using guns to hunt or shoot stuff for fun. Now, I have no problem with this, for I believe that you should have the choice to kill your own food (hey, we allow people to have their own vegetable and fruit gardens, don’t we?) and, frankly, I don’t see anything wrong with shooting as a sport. I myself practice a martial art and can appreciate the dexterity required to use a weapon properly. So if you want to practice shooting as a sport I say more (fire) power to you, my friend.

So, so far, no problem here; hunt, shoot ducks, have fun. But, when I hear the nutcases at the NRA that’s when I really get pissed: these assholes claim that, in order to shoot a moose for sport or kill a duck for dinner, they need high powered guns like an AK-47 or an M-1 rifle loaded with armor piercing ammo. Who the fuck do they think they are kidding?! Do these nut-jobs really want us to believe that there are deer in the forest with bulletproof vests and machine guns going: “Bring it on, motherfucker!”? Do they think we’re that stupid? Don’t answer.

Also, if these guys say they want guns for sporting purposes, why do they want guns with a 50-round per minute firing rate? All sports have some sort of proficiency associated to them, marksmanship being the one associated with shooting. If you are doing this for sport, shouldn’t you at least have to aim? What I mean is this: if you feel you need a freakin’ bazooka to kill a deer in the middle of the forest you should get your head (and eyesight) examined.

So we move on to argument number two: self-defense. Now, I understand how it might be somewhat difficult to enjoy life with a bullet between the eyes, so I get the point when they say that if you have a gun you may be able to protect your family and friends from an armed attacker. So, sure, buy a gun… hell, get a shotgun while you’re at it; it’s fine by me. But, and it’s a huge but, unless you live in fuckin’ Bagdad you do not need an assault rifle or armor piercing ammunition.

I have a couple of questions for gun lovers everywhere: would you feel safe if you saw your neighbor coming home with a couple of shotguns the day after you threw your mutt’s crap over the fence and into his rare flower garden? And to bring some more perspective to the subject: would you feel any safer if your ex-con, child molesting, semi-psychopath neighbor got a couple of 9mm’s to protect himself (herself) from the repressed housewives that will try to kill him in his sleep to protect their obnoxious offspring? Once again, I don’t need you to answer.

P&T’s final argument, they claim, is the best one: we need lesser gun regulations in order to keep the government in check, that is to say, we need to pack heat in order to bring forth the violent overthrow of the government should it start to violate it’s citizens rights. Now, I’m pro coup d’état all the way, and I’ll gladly take a freakin’ flamethrower to the Venezuelan congress any day of the week; but there are some glitches in their plan.

If we are to fight against the authorities we need to assess the enemy’s firepower and compare it to ours: so I’ll give you your AK-47’s and your armor piercing bullets, and some fragmentation grenades for good measure. You think you’re badass now, right? Well, if you’re going up against the local cops, the Highway Patrol or the Venezuelan armed forces you sure as hell are; but let’s check what the U.S. Government has in store for you: thousands of supersonic jet fighters with missiles they can fire 150 miles away, tanks equipped with GPS guided projectiles, bombers that can circle the globe to throw laser guided bombs at their targets with a precision of about a foot, chemical and biological weapons that would scare Hitler shitless and oh, yes, nuclear fuckin’ weapons. Get the point? And if you tell me that they wouldn’t use those weapons against their citizens, all I have to say to you is: Reality check, asshole! They have power and a bunch of pricks with guns are not going to take it away from them!

So going against the U.S. Government is an exercise in futility and downright suicidal. To give you some more perspective (apparently, I’m all about perspective today) think Afghanistan: these guys had RPG’s tanks and enough machine guns to make Texas look like Disneyland. They managed to fend off the U.S.S.R. back in the days when the commies had the U.S. (and the rest of the world, for that matter) scared out of their minds with the threat of nuclear annihilation. Fuck, these guys fought wars and killed each other for fun! And how long did the Afghanis last against the U.S. government? About 15 fuckin’ minutes, that’s how long.
Ok, so what can we say after all of this? Think for yourself about gun control and make sure your voice is heard by those who make the rules.

And, sorry Penn, sorry Teller but your arguments against gun control are BULLSHIT!

domingo, diciembre 25, 2005

Las Crónicas Ateas: Navidad

"El hecho de que una opinión haya estado muy difundida no es prueba alguna de que no sea totalmente absurda; y por cierto, en vista de lo tonta que es la mayoría de la humanidad, una creencia extendida tiene más posibilidades de ser necia que de ser sensata."
Bertrand Russell

Jesús declara la Intifada en cada pesebre

Pocas épocas son tan fastidiosas para un humanista secular como yo. Pocas épocas están tan desconectadas de la realidad. Pocas épocas están tan contaminadas por la estupidez, la superstición y el consumismo. Pocas épocas inspiran tanta repulsión en mi mente. Pocas épocas son tan anticonstitucionales y dictatoriales. Pero suficientes aliteraciones, ahora a mostrar por qué le he declarado la guerra a la navidad.

¿Por qué me fastidia la navidad? ¿Por dónde comienzo? Muy bien, soy un humanista secular (lo que es una forma pomposa de decir que soy ateo y que leo más filosofía que Uds.) y no celebro la navidad. Así de simple: no tengo por qué compartir tu fiesta si no comparto tu creencia. Además, me fastidia tener que educar a los simios ignorantes que comparten mi nacionalidad cuando actúan sorprendidos cuando les digo que la frase “feliz navidad” significa lo mismo para mí que la frase “patos sicofantes” (aunque sería muy interesante ver a un palmípedo levantar calumnias). En este país ser ateo es ser un bicho raro, un anormal, un ciudadano de clase B.

Por alguna estúpida razón mis conciudadanos suponen que todas las personas comparten su esquizofrenia por un carpintero judío con superpoderes. En realidad la razón no es estúpida, es macabra: un sistema de educación pública tan deficiente que fuerza a la gente a recurrir a una educación privada que por décadas ha sido secuestrada por curas y monjas de las variopintas denominaciones del cristianismo. Una vez dentro de las escuelas religiosas comienza el lavado de cerebro y el adoctrinamiento; tras esto pocos son los que tienen la suerte de ver más allá de las mentiras e inconsistencias para descubrirlas por el control mental que realmente son. Pero la mayoría no lo logra y termina pensando que si no se cree en dios (en su dios) entonces eres una bestia inmoral enferma y que merece no el desprecio de los creyentes, sino la muerte ahogado en agua bendita o el sufrimiento en las brasas infernales.

Perdón por la digresión autobiográfica. Pero es que en todas partes veo muestras abiertas del inconstitucional dominio cristiano de la sociedad venezolana: pesebres en todas partes (“belenes” o “nacimientos” según el país), imágenes de San Nicolás (Santa Claus o Papá Noël para los del norte) dominan todas las localidades, etc. Ahora bien, no tengo problemas con estas muestras de las supersticiones de mis compatriotas en lugares privados como centros comerciales o tiendas por departamentos, pero si tengo un problema (y uno bien grande) con las muestras de supersticiones en lugares públicos como el Metro de Caracas (una empresa pública) o ese enorme recordatorio de que los no creyentes podemos irnos al carajo: la cruz de navidad del cerro El Ávila. Para los que no la conocen permítanme darles una idea, piensen en el Cristo de Corcovado en Brasil pero con lucecitas.

El problema es sencillo: en este país hay libertad religiosa, esto quiere decir que el estado no me puede decir a mí en que dios creer. Pero libertad de religión implica también libertad de la religión, esto es, si no me da la gana de creer en la resurrección de un carpintero o en los poderes de un elefante de 500 brazos pues no me da la gana y punto; no tengo que soportar ninguna molestia por esa decisión. ¡Pero no en navidad! Esta es la única fecha del año en la que es bien visto que los creyentes le estrellen en la cara sus supersticiones al resto de la ciudadanía, en abierta violación de sus derechos. Así que este es mi mensaje navideño: ¡MANTÉN TU RELIGIÓN PARA TI MISMO!

Ahora a las otras dos razones por la que estas fechas me hacen considerar seriamente el homicidio en serie: LA MÚSICA Y LA ACTITUD.

En lo que a mi concierne, el Zulia puede irse al mismísimo infierno, aunque por lo que me dicen mis amigos que han ido, entre la temperatura, los narcotraficantes y la lemna ya lo es. Guaco, Maracaibo 15 y el resto de los criminales de guerra gaiteros deberían ser alineados y fusilados en cadena nacional. ¿Por qué tengo que soportar la misma música de segunda sólo porque necesitamos el petróleo? Y siempre son las mismas canciones en todas partes: colegios, locales comerciales, etc. Estoy harto de escuchar acerca del maldito cigarrito y el café (ya deberían de tener cáncer de pulmón y de estómago) o de cómo caminan las caraqueña (caminan con sus piernas, contoneándose lo necesario para conseguir a algún idiota que les pague el carro). Y si no te gusta te puedes ir del país. Pero si la tortura solamente fuera en Diciembre no lo detestaría tanto; el problema es que como al pueblo hay que mantenerlo entretenido con algo para prevenir que se despierten y se alcen como en la Revolución Francesa, las malditas gaitas empiezan ¡¡¡¡¡¡EN Septiembre!!!!!! ¿Donde está mi guillotina cuando la necesito?

Y los villancicos. ¡Oh, los villancicos! Todas son cancioncitas que parecen compuestas por niños de 2 meses que aún viven bajo la ilusión de que el mundo gira en torno a ellos. Y todos tienen el mismo mensaje: desconéctate de la realidad por un mes y vive como un retrasado mental (sin ofender a los verdaderos retrasados mentales): come y gasta compulsivamente sin tomar en cuenta tus responsabilidades como ser humano para luego arrepentirte de todo ello y pasar el resto del año sintiéndote miserable, endeudado hasta más no poder y a punto de tener un infarto por culpa de lo que comiste. Pero, hey tienes que ser feliz (y estúpido) alguna vez. La cita de Bertrand Russell al principio del post no podría ser más apropiada.

Me dirán que exagero, que soy un gruñón y que esta fiesta es para los niños… y qué bueno que mencionan a los pequeños terroristas ¿no me iré a meter con los niños, verdad? ¡Por supuesto que si! Y recuerden, todos fuimos niños, así que no me pueden decir que hablo sin tener idea de lo que digo.

Todos sabemos lo molestos, odiosos y repulsivos que fuimos cuando niños; sabemos que fuimos unas pequeñas criaturas satánicas y que hicimos pasar a nuestros padres por sufrimientos que harían que la Geheine Staatspolizei, la Komitet Gosudarstvennoj Bezopasnosti y la Schutzstaffel tembaran de terror pánico. Especialmente en estas fechas cuando armábamos berrinches de clase mundial porque nuestros más insanos deseos no eran cumplidos inmediátamente. Sabiámos que éramos molestos y atorrantes, entonces ¿por qué vemos bien que la fiesta entera gire en torno a los berrinches, balidos y ambiciones malsanas de los menos educados e inmaduros de nuestros congéneres?

¿Dónde quedaron los derechos de los adultos; ya saben, los supervivientes de la infancia? ¿por qué tengo que soportar el griterío de una camada de pequeños Osama bin Laden’s cuando sólo quiero comprar un par de zapatos? Les aseguro que prefiero estar sentado en una silla de hojillas que al lado de un niño de 8 años en navidad. ¿Por qué, se preguntan? Sencillo: porque el sufrimiento es menor. Y no es que odie a los niños, sencillamente es que pienso que el mundo debería ser diseñado para los adultos, o por lo menos para aquellos de nosotros que podemos usar el baño sin asistencia. Los niños son los que deben aprender a vivir en un mundo de adultos, no al revés.

Acaba la catarsis... ya me siento mucho mejor. Ya puedo ir a sufrir dispepsia con las hallacas y el pan de jamón.

Que tengan una muy impía navidad y un ateo año nuevo.

sábado, diciembre 10, 2005

Palabras y más palabras…

Como lo prometido es deuda, aquí van otras palabras y expresiones llenas de estupidez y vacías de significado que hacen que la lengua castellana se convierta en un estercolero donde bailan los políticos, los timadores y los sacerdotes. El Escéptico Cuántico retoma su hacha y, cual Robespierre (sólo que más cuerdo que éste), se dispone a invitar al cadalso a todos aquellos que emplean estas infamias castellanas. Comienza el segundo asalto:

· Autoayuda: oh, como hierve mi sangre cuando escucho esta palabrita, no sólo por su ignorancia intrínseca, sino porque los que la usan cumplen siempre con el mismo patrón: sentimentales seudo-psicológicos que creen a pies juntillas que las “energías negativas” dañan su unidad con el universo y que no pueden esperar para compartir sus trilladas estupideces con toda la humanidad. En fin, gente que lee mucho Paulo Coelho, ese brasileño infeliz que se ha convertido en el nuevo opio de las masas.

¡Jodidos tarados! ¿Qué tal una dosis del mundo real para variar? Para empezar, la palabra no significa nada. Piensen un poco: si necesitas “autoayuda” por qué diablos vas a leer un libro escrito por otra persona; eso no es autoayuda, eso es ayuda; y si resuelves tus problemas por tu propia cuenta, entonces no necesitaste ayuda… ¡traten de ponerle atención al idioma en el que todos nos hemos puesto de acuerdo!

La estupidez de la palabra se ve agravada por lo que está detrás del ella. Un poco de charla motivacional, un poco de psicología pop y súbitamente los imbéciles que escriben esa porquería son lo mejor en la Tierra desde la penicilina. Créanme, si la vida es tan simple como estos tarados la pintan, me quiero bajar; no quiero seguir con vida si esta gente tiene razón. Mi integridad intelectual no me lo permite.

Muchas de las pendejadas que esta gente proclama como revelaciones trascendentales son el tipo de cosas de las que uno se da cuenta si se detiene un minuto a pensar. Personalmente yo resolví todos esos dilemas en 15 minutos cuando estaba en el 4to grado… pero tal vez ese sea el nivel intelectual de esta gente.

A propósito, la próxima persona vea a alguien leyendo ¿Quién se ha llevado mi queso? va a recibir una fractura abierta del cráneo con un ejemplar de los Diálogos de Platón.

· Vida después de la muerte: se que muchas personas temen a la muerte. Eso es totalmente normal y comprensible. Evolutivamente hablando, si te mueres no te puedes reproducir más, y eso es malo para lo que Richard Dawkins llamó nuestros genes egoístas. Así que el deseo de evitar morir es algo que está grabado en nuestro código genético. Pero, de allí a la configuración cerebral que produjo esta frase ya hay un gran trecho. Y es aquí donde pongo el límite.

La muerte está definida como la cesación de la vida, por lo tanto no puede haber vida después de la muerte. Así de simple. Si la muerte no fuera el final, entonces no sería una muerte real, sería como el período de metamorfosis por el que pasa una larva antes de convertirse en mariposa. Muy bonito si, pero totalmente falso.

NO HAY NINGUNA EVIDENCIA CIENTÍFICA DE VIDA DESPUÉS DE LA MUERTE. No importa lo que diga su religión favorita o lo que le haga sentir bien por dentro, la evidencia nos dice que cuando morimos es el fin, se acabó, fin de la discusión. El alma, el chi, el aura o como prefieran llamarla no existen, son ilusiones infantiles que nos escudan de la realidad de nuestro limitado tiempo en este mundo. Es hora de crecer y afrontar la realidad.

Además, realmente quieren vivir por siempre. ¿Dónde estaría la diversión en eso? Imaginen que la vida es como una buena película: disfrutamos la trama y los personajes, y quisiéramos que durara más cuando se acaba, pero si durara por siempre, ¿no nos aburriría muchísimo? ¿No comenzaríamos a sentirnos apáticos y cínicos respecto a las situaciones y a los nuevos personajes? ¿Cómo se sentirían al ver a toda la gente que quieren morir a su alrededor mientras Uds. siguen viviendo? ¿Podrían soportarlo?

Es hora de crecer, de dejar de lado las ideas infantiles y de aceptar la vida tal como es. Pasen tiempo con sus familiares y amigos, aprendan el funcionamiento del mundo real, lean como otros han enfrentado la muerte (personalmente les recomiendo a Sócrates) y aprendan de ellos.
Vivan, aprendan, háganse sabios y vivan otro día más, que para eso han venido a este espectáculo.

· A dios rogando y con el mazo dando: muy bien, con dios nos hemos topado mi querido Sancho. Esta frase es estúpida porque siempre la usan personas que se profesan creyentes… permítanme explicarme: dios supuestamente tiene un plan universal; si eso es así, entonces por qué no confiar en el plan divino (del que de paso, es imposible escapar. Dios es omnipotente, ¿se acuerdan?) y dejarlo así. Nuestras acciones no pueden contradecir el plan de dios, el intentarlo es pecado contra dios y además es hipocresía. Creo que fue por eso que Adán y Eva fueron expulsados del Edén, si la memoria no me falla.

Es como una caricatura que vi en la Free Inquiry de agosto—septiembre de 2004. La caricatura muestra a dos terroristas musulmanes y uno de ellos está construyendo una bomba. Su conversación era la siguiente:

Musulmán -- ¿Qué haces?

Terrorista -- ¡Hago una bomba! ¿Qué parece que estoy haciendo?

M -- ¿Para qué?

T – Para matar más gente.

M -- ¿Por qué?

T – Porque tenemos que castigar a los infieles de Occidente.

M -- ¿No le rezas a Dios para que castigue a los infieles?

T – Si, pero no puedo confiar en Él para que haga lo que le pido… así que tengo que tomar las cosas en mis propias manos.

M – Así que, en otras palabras, no tienes fe en Dios.

T – Lo sé. Tienes que apreciar la ironía.

El asunto es este: si eres tan ingenuo como para creer en un dios con un plan divino para cada criatura de la Tierra, por lo menos se consistente con tus creencias y deja que el plan se lleve a cabo. No trates de cambiarlo tomando las cosas en tus manos (esto es, tomando responsabilidad de tus acciones); de lo contrario, acepta que no crees en dios y deja de predicar tu hipocresía, ¿de acuerdo?

He dicho suficiente… descanso por el momento, pero volveré.